Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

lunes, 3 de julio de 2017

Los Garbo, espías de andar por casa


Suena a tira cómica de la España de mediados del siglo XX, del TBO, o de 'Pulgarcito', pero no. Eso es lo primero que me ha venido a la cabeza al conocer la historia de una pareja de espías de lo más castiza, dos españoles, catalán y gallega, que, sin tener ni idea de inglés, ni muy clara la ideología política, fueron capaces de trabajar en equipo, como agentes dobles alemanes y británicos en la II Guerra Mundial, quizá los más determinantes en el hecho que supuso el punto de inflexión para el desenlace del conflicto: el Desembarco de Normandía. Aquí les tenéis:
Porque aunque la cara visible del equipo era él, Joan (o Juan) Pujol, y puesto que, como se suele decir, 'detras de todo gran hombre siempre hay una gran mujer', ahí estaba formando equipo con él su esposa, Araceli González.

Garbo fueron los dos. Los Garbo. Atentos, la historia es apasionante...


El comienzo de todo (Barcelona, Lugo, Burgos)

Joan, o Juan Pujol García había nacido en Barcelona en 1912, en una familia religiosa, acomodada, y de ideología más bien tirando a liberal. Su padre era pequeño empresario, y al comienzo de la Guerra Civil, la resistencia popular republicana confisca la empresa familiar, y el joven Joan, tras estar un tiempo escondido, decide cruzar el frente y pasarse al bando sublevado, en el que llega a combatir y alcanza el grado de oficial del ejército. En 1938 acaba en Burgos, donde los golpistas tienen su Cuartel General.


Y en Burgos, en 1938, también estaba Araceli González Carballo nacida en Lugo en 1914, e igualmente en una familia acomodada y de ideas liberales. A ella, muchacha de carácter, idealista, con iniciativa y muy guapa (un 'pibón' de la época, vamos), el golpe le pilló en zona sublevada, por lo que decidió convertirse en enfermera voluntaria. Con el tiempo, y como era un 'culo inquieto', acabó como secretaria de un alto cargo franquista en 'la corte' de Burgos, y fue allí donde conoció a Pujol.


Una de espías: Arabel, Alaric, Garbo (Madrid, Lisboa)

Acabada la guerra, la joven pareja de idealistas se traslada a Madrid, donde se casan, a la vez que caen en la cuenta de los peligros del fascismo, triunfador en España e incipiente en Europa. Comienza la II Guerra mundial y toman la loca pero firme decisión de ayudar, en la medida de sus posibilidades, a acabar con el loco alemán del bigotito que estaba destruyendo Europa. Gracias a los contactos de Pujol en el Ejército de Franco, y sus relaciones con el alemán, la pareja se ofrece a la embajada alemana, para supuestamente realizar tareas de información, y también a la británica, para realizar similares trabajos. Los británicos rechazan en un primer momento la oferta, no se fían de aquel extravagante militar franquista ni de su bella esposa.
Juan y Araceli, en la ficha de los Archivos Británicos
Pero lejos de abandonar, la tenacidad de los Pujol les hace persisitir: una vez en la embajada alemana, y con la idea de, una vez introducidos en la Abwehr, hacer trabajos de contraespionaje y pasar información a los británicos, vuelven a ofrecerse a los aliados, vía la embajada norteamericana. Sorprendentemente, las dotes embaucadoras de la pareja da resultados y son aceptados, siendo conocidos bajo los nombres en clave de 'Bovril' para los aliados, y 'Alaric' o 'Arabel' (de 'Araceli Bella', realmente era una mujer bellísima) para los alemanes. Lo de 'Garbo' es posterior, como referencia a las habilidades interpretativas de Pujol. También cambiaría más adelante el nombre en clave para los alemanes, para los que sería 'Rufus' en las postrimerías de la guerra. Juan y Araceli se trasladan a Lisboa, pero hacen ver que están en Londres, y a base de engaños, en principio burdos, pero muy efectivos (consultas de la prensa británica, de una guía de ferrocarriles ingleses, un mapa de Gran Bretaña y una guía turística del país), consiguen engañar a los alemanes, y hacerles creer, incluso, que tienen una red de 22 agentes desplegados en el Reino Unido que les proveen de la información que ellos se encargan de pasarles.


Los Garbo 'dan el golpe': el engaño total (Londres)

Los británicos acaban convenciéndose de que esa extravagante pareja de espías españoles pueden trabajar para ellos y comienzan a sondearles, darles algunos trabajos de desinformación para los alemanes, y en 1942, dándose cuenta de que Garbo tiene la absoluta confianza de la Abwehr, acaban por decidirse a enviarlos a Londres. El objetivo, teniendo como principal colaborador al agente hispano británico Tomás Harris, es seguir proporcionando información, mezcla de falsa y real (para seguir mereciendo la confianza del III Reich), para ir preparando el asalto definitivo a las tropas alemanas en Europa: el esperado desembarco aliado.
El Desambarco de Normandía
Fue un juego de pillos: los alemanes sabían que se iba a fingir un desembarco en un lugar pero que el real se iba a producir en otro. El trabajo de Garbo consistía en hacer ver que el de Normandía era el falso, pues el real se iba a producir 200 km. más al norte, en la costa de Calais. Y lo hizo muy bien, tanto que, incluso tras el Día D, los alemanes siguieron dando credibilidad a las informaciones de Garbo de que el desembarco en las playas de Normandía no eran más que una gran maniobra de distracción (la Operación Fortitude), y que 'lo gordo' aún se preparaba en Calais, donde el ejército alemán debía mantener la mayor parte de sus efectivos para hacer frente al millón de efectivos aliados que, al mando del general Patton, supuestamente se esperaba desembarcaran en aquella zona. Aún cuando se comprobó el éxito de la invasión y los aliados ya avanzaban hacia París, los alemanes siguieron pensando que habían sido capaces de defender la invasión por Calais, y que la de Normandía había sido una improvisación del estado mayor aliado. El engaño total.
Distintos escenarios de la Operación Fortitude

Hay una anécdota en la estancia de los Garbo en Londres, y es que Araceli pudo desbaratar todo el plan. Al cabo de un año residiendo allí, a Araceli aquella vida aburrida y aquel clima frío y lluvioso le ponían enferma, y un día decidió que, o se iban de allí, o se dirigiría a la embajada española para destapar todo el 'tinglado Garbo'. Entre Juan y Tomás Harris idearon un plan: Harris la dijo que su marido había sido despedido y encarcelado por defenderla a ella. La llevaron a un centro de detención donde Juan interpreto el papel a la perfección: la dijo que le dejarían en libertad si ella prometía portarse bien, cosa que hizo, y Juan 'fue reintegrado' al servicio. Lo dicho, una pillería de espías más.


Y después, ¿qué? (Venezuela, Madrid)

Los alemanes no llegaron a saber que Garbo era agente doble, ni de que había sido el responsable del gran engaño del desembarco, hasta tal punto de que dos meses después, fue condecorado con la Cruz de Hierro, como uno de los más grandes espías del Reich. Y tiene el curioso honor de ser la única persona condecorada por los dos bandos en la II Guerra Mundial, pues le fue impuesta, en una ceremonia secreta, la Orden del Imperio Británico, ¡por los mismos motivos! Después, incluso, de cobrar 'el finiquito' en la embajada alemana en Madrid, los Garbo desaparecen de escena y continúan escondidos en Londres. Después, el MI5 valoró infiltrar a Pujol como espía en la URSS, previendo lo que poco después acabaría siendo la Guerra Fría, pero los Garbo decidieron dejarlo: en 1949 fingen la muerte de Juan en Angola por la mordedura de una serpiente, y, de incógnito, los Garbo se trasladan a Venezuela con sus dos hijos, Juan y Jorge (allí nació la tercera, Eugenia).
Aquí estuvo la papelería que Pujol regentó en Venezuela
Parece que la inquieta Araceli no soportaba la vida discreta en Venezuela, y decidieron separarse, como hoy se diría, 'de buen rollo', pues Juan no quería correr riesgos volviendo a Europa, quedándose allí Juan, y volviendo ella a España con sus tres hijos. Ambos rehicieron sus vidas: él dio clases de inglés a los empleados locales de las petroleras, y después abrió una papelería y fundó una familia en Lagunillas, pequeño poblado petrolero a orillas del Maracaibo, donde tuvo tres hijos más. Mientras, Araceli volvió a España, primero a Lugo y luego a Madrid, donde trabajó de intérprete y, años después, se casó con Edward Kreisler, un empresario de arte norteamericano, que dio su apellido a los hijos de Araceli y Juan, y con quien abrió la famosa galería de arte del mismo nombre en la calle Serrano.


Epílogo: Resurrección y segunda muerte

'El espía que regresó de la muerte'
Y pasaron los años, plácida y anónimamente, hasta que en 1981, poco antes del 40 aniversario del Día D, Nigel West, un periodista británico experto en espionaje que nunca se creyó la 'milonga' de la muerte de Garbo, y que en 1972 había empezado a investigar (en Londres, luego en Barcelona, Madrid y Caracas), por fin dio con Pujol en Venezuela. Había pasado mucho tiempo y no tenía motivos para seguir ocultándose. Salió a la luz su historia, Garbo 'resucitó' y volvió a Londres donde fue reconocido en 1984, en el 40º aniversario de Normandía, y fue recibido con honores por Isabel II. Y también a España, donde dio entrevistas, como esta para El País, contactó con Araceli y se encontró con sus hijos en Barcelona, conoció a sus nietos en Madrid, e intentó publicar sus memorias, pero Araceli no quiso que la citara.
Pujol, ante la embajada alemana en Madrid, 1984
Juan Pujol, esta vez sí, murió en Caracas y fue enterrado en Choroní, Venezuela, en 1988. Y solo tras su muerte, la propia Araceli se puso en contacto con el periódico El Progreso de Lugo para poner una esquela en recuerdo de su exmarido, y fue así cuando el periodista José de Cora se llevó la sorpresa de su vida, pero no pudo conocer la versión de Araceli de la fascinante historia de Garbo, pues Araceli 'no soltó prenda'. Araceli falleció dos años después en Madrid, sin acabar de decidirse a contar su historia, aunque hasta tres veces lo pensó y se echó para atrás. En 1999 se desclasifica el expediente KV 2/41, del MI5, el correspondiente al Caso Garbo, y es entonces cuando toda esta historia adquiere la veracidad definitiva, si es que le faltaba alguna.


Garbo en los medios: cine, radio, literatura...

- Por lo que he estado viendo, hay bastante literatura relacionada con Juan Pujol, Araceli González y sus actividades de espionaje. De todo lo que he encontrado, aquí dejo información de los libros que me han parecido más interesantes:
  • 'El estornudo de la mariposa. Los Garbo contra Hitler', de José de Cora (2016). Como decía, el autor quedó fascinado con la historia de Garbo. Unos años después de su contacto con Araceli, se puso a investigar la increíble vida de Pujol y de Araceli, contactando con los hijos y otros familiares de Araceli, y con antiguos compañeros de los Garbo en sus tiempos de espías, y en 2008 editó el documental 'Hitler, Garbo y Araceli'. Y hace poco, a finales de 2016 lo plasmó en papel, publicando este libro, en el que cuenta la historia de esta increíble pareja de espías.
  • Garbo, el espía de Stephan Talty (2013):El periodista norteamericano especializado en personajes históricos poco conocidos, escribe una biografía muy meticulosa de Juan Pujol, con especial atención en sus orígenes, que explicarían su obsesión por ayudar a acabar con Hitler, y en su trayectoria como agente doble, y en todo lo relacionado con el desembarco de Normandía.
  • Garbo, el espía del siglo de Juan Pujol y Nigel West (1986): Escrito dos años después de la 'resurrección de Garbo, y dos años antes de su verdadera muerte, el interés está precisamente en que narra las peripecias de Garbo como espía, contadas por él mismo, así como la historia de la búsqueda y encuentro de Garbo pro parte de Nigel West.

- En cuanto al cine que se ha realizado contando su vida, principalmente de tipo documental, lo más interesante que he encontrado es esto:

  • Hitler, Garbo... y Araceli - Documental de 2010 para la TVG, dirección de José de Cora, que después se convirtió en el libro 'El estornudo de la mariposa' ya comentado. Muy riguroso, es la historia de los Garbo desde la perspectiva de Araceli González
  • Garbo, el espía (El hombre que salvó al mundo) - Documental de 2009, dirigido por Edmon Roch, y en el que Isaki Lacuesta participó como guionista. Se trata de un documental de la vida de Garbo, con bastante acción y sin voz en off. No la he visto, pero según parece mezcla material de archivo con escenas de películas de Hollywood, con mucho ritmo, y al parecer tiene bastantes dosis de humor. Por el contrario, como punto negativo, parece que no ofrece exclusivas, ni profundiza demasiado. Se estrenó en el cine, y ganó varios premios, incluido el Goya al mejor largo documental de 2009. Tengo ganas de verla, aquí os enlazo la página oficial.

- También os recomiendo un podcast, el correspondiente a la entrega del 21 de agosto de 2014 del programa 'Documentos', de RNE, 'Garbo, el espía que engaño a los nazis', que es por el que hace un par de años llegué a conocer la increíble historia de Juan Pujol y Araceli González.


Más curiosidades sobre los Garbo

- Esta es una entrevista en ABC a la nieta de Pujol y Araceli, Tamara Kreisler, en la que se dan detalles del carácter de Araceli, y de su más que segura implicación en la asombrosa historia de Garbo

- En este artículo de El Mundo, se detalla el episodio de la 'rebelión' de Araceli en Londres, resuelto brillantemente por Pujol y Tomás Harris, y que a punto estuvo de desbaratar toda la maniobra de engaño de los alemanes en la Operación Fortitude.

- Muy interesante es esta entrada del blog El profe de Física que trata el Caso Garbo desde el punto de vista de los códigos y las claves que utilizaba para sus comunicaciones con los alemanes. Echad un vistazo si os gustan esos de temas de seguridad informática, criptografía y demás.

- Y también muy interesante esta otra entrada del blog XX Siglos, de 20minutos, en el que se dan muchos detalles de la vida de Juan Pujol y de Araceli González tras finalizar la II Guerra Mundial.


viernes, 2 de junio de 2017

jueves, 1 de junio de 2017

Otras once historias futboleras

A un par de días de una nueva final de la Champions League, en lo que supone la tercera en cuatro años para el Real Madrid, os dejo con una nueva entrada 'futbolera', con otras once historias (o 'historietas') con el Deporte Rey como protagonista. Me ha quedado un poco larga, pero es que hay algunas muy intersantes. Ahí van....


El fútbol, ¿es mexicano, chino o inglés?

El fútbol, más o menos como se conoce hoy día, parece claro que nació a mediados del S. XIX en Inglaterra, . Pero, ¿cuál es su origen? Desde 'casi siempre'  ha habido polémica por el momento y el lugar de origen del fútbol. Pero yo diría que el fútbol es de todas partes. De hecho, es posible que eso de dar patadas a algo redondo para intentar colarlo en algún lado sea tan viejo como la propia existencia de algo redondo, y que haya surgido aisladamente en distintos lugares del mundo. Pero si hay que buscar algún lugar concreto, aunque hay más antecedentes, parece que, en efecto, hay tres que destacan sobre los demás: China, Centroamérica e Inglaterra. 

- El cu ju (de 'cu' chutar, y 'ju' balón), que ahora en China pronuncian 'zuqiu' (y que es como llaman al fútbol), es el precedente chino de este deporte. Parece que se juega al menos desde hace unos 3000 años, y no se sabe muy bien si tenía connotaciones rituales o bien si se trataba de un entrenamiento militar. Por las imágenes que hay de gente practicándolo, debía parecerse bastante a lo que es hoy día el fútbol:
 
 
- En Centroamérica, principalmente en lo que ahora es México, existieron varios juegos similares (el tlachtli azteca, el Juego de pelota maya, o el ulama, que aún se juega en lugares de Guatemala y el sur de México), encuadrados en lo que se llama el Juego de pelota mesoamericano. Se trataba de juegos normalmente rituales, en los que una pelota era golpeada con distintas partes del cuerpo (pies, caderas, codo) con el objetivo de hacerla llegar al campo del equipo contrario, y cuyo principal 'premio' era pasar la pelota por un aro de piedra que se colocaba en la pared de la cancha. Se comenta en este enlace el posible origen de todos ellos.


- De Inglaterra, en la época medieval, procede el camping o campball, un deporte muy 'bestia' en el que participaban dos equipos con un número variable pero muy grande de jugadores, que, originariamente,  intentaban hacer llegar una pelota al barrio del equipo contrario. Valía todo, literalmente, y moría mucha gente practicándolo. Se fue civilizando un poco, adoptando reglas, campos más o menos regulares, y número de jugadores más o menos regulado, y se supone que es el germen del fútbol tal cual se conoce hoy. Hubo otros deportes similares en Europa en esa época, como el calcio florentino y el soule francés. El origen de todos ellos podría ser el harpastum romano.


La Guerra del Fútbol

Las cosas han estado bastante revueltas en la historia reciente de Centroamérica, especialmente durante el siglo XX: continuos conflictos fronterizos entre naciones vecinas, golpes de estado, e injerencias, invasiones u ocupaciones por parte de otros países. Posiblemente el conflicto más estrambótico y surrealista, por no decir absurdo, fue la 'Guerra del Fútbol', que implicó a Honduras y El Salvador, durante apenas 4 días de julio de 1969, motivo por el que también se denominó 'Guerra de las 100 horas'. Con la perspectiva del tiempo puede parecer algo cómico, fruto de la estupidez humana, si no fuera por que le costó la vida a unas 2000 personas, incluyendo civiles.


Solamente duró cuatro días, pero fue una guerra de verdad. Desde hacía un tiempo, había problemas migratorios con trabajadores salvadoreños en Honduras. En Honduras se necesitaba mano de obra, y por el contrario, en El Salvador había problemas por exceso de población. Cientos de miles de salvadoreños cruzaron la frontera para trabajar en el campo hondureño, pero como pasa demasiado a menudo, estallaron conflictos xenófobos. En 1969, el presidente hondureño decretó un embargo de tierras a propietarios no hondureños, lo que provocó conflictos sociales y exacerbó el nacionalismo en ambos países

Y en medio de ese 'fregado', la eliminatoria clasificatoria entre las selecciones de ambos países para el Mundial de México 1970. El 8 de junio el partido de ida se jugó en Tegucigalpa con relativa calma. Venció Honduras por 1-0, pero una chica salvadoreña se quitó la vida, y su entierro fue un verdadero funeral de estado, con la presencia del presidente de la nación y la bandera nacional cubriendo el ataúd. Y a la semana siguiente, el partido de vuelta en San Salvador, en el que Honduras vivió un infierno, antes, durante y tras el partido, en el que cayeron por 3-0. Después, en Honduras se desató una verdadera 'caza del salvadoreño'.
Pero entonces en las eliminatorias no había 'goal average', por lo que debía jugarse un partido de desempate, que se decidió jugar en campo neutral: el Estadio Azteca de México, el 27 de junio. El partido se jugó en un ambiente más o menos tranquilo. Ganó El Salvador 3-2, ganando así el derecho a disputar el mundial casi un año después. Pero lo peor vino después. Siguieron los tumultos antisalvadoreños en Honduras, y el día 14 de julio, El Salvador cerró la frontera y ordenó el bombardeo de Tegucigalpa.

Como decía, solo duró 4 días, pues el día 18 cesaron las operaciones militares por mediación de la OEA. A pesar de todo, hubo1.900 muertos, y cerca de 1000.000 salvadoreños fueron expulsados de Honduras. Hasta 1980, 11 años después, no acabaron de normalizarse las relaciones entre los dos países. Por fortuna, en la actualidad, y pese a las disputas vecinales, las cosas están mucho más tranquilas.

En este enlace de Univisión, en vísperas de otro encuentro entre Honduras y El Salvador, en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, se recuerda lo que ocurrió hace casi 50 años. Que no vuelva a ser el fúbol un pretexto para que se organice otra guerra.

La Guerra del Fútbol fue cubierta y narrada por el afamado periodista polaco Ryszard Kapucinski, que la vivió como reportero, en su libro 'La Guerra del Fútbol y otros reportajes'.Relata el conflicto en el contexto de los problemas migratorios, de pobreza, desigualdad, injerencia y caciquismo que imperaban entonces en la región. 



Rogerio Ceni, el portero que más goles ha marcado.

A principios de los 90 jugó en España, concretamente el Real Zaragoza, un portero que, aparte de por su calidad, quedó en la memoria de los aficionados por algunas de sus excentricidades, incluyendo alguna que otra 'cantada'. Una de ellas, su afición a subir para ejecutar penalties y tiros libres. Se trataba del paraguayo José Luis Chilavert, todo un personaje. Magnífico portero, donde triunfó realmente fue en Argentina, y es considerado un verdadero ídolo en Vélez Sarsfield. En total, anotó 64 goles, de penalty, falta directa o jugada, inlcuyendo un hat trick a Ferrocarril Oeste, y llegó a ser el.... segundo portero más goleador de la historia.

Chilavert, con Paraguay, marcando de libre directo a Argentina
¿Cómo que el segundo? Pues sí. Buscando información para escribir algo sobre Chilavert, por casualidad di con Rogério Ceni. Un poco posterior, Ceni se retiró hace sólo unos meses, en diciembre de 2015 pero ¡con 44 años! Caso curioso el suyo, jugador en un único equipo, el Sao Paulo, en el que jugó nada menos que 25 años, yo creo que es otro récord. En 2006 batió el récord de goles de Chilavert para dejarlo, al retirarse en 2015, en 131 goles. Es, por ejemplo, el máximo goleador con el Sao Paulo en la Copa Libertadores (14 tantos).
Rogerio Ceni
Aquí os dejo un enlace a un vídeo con sus mejores 30 goles. Y en este otro enlace, se da cuenta de su retirada, a la vez que se hace un repaso a su trayectoria. Por último, aquí se resume brevemente la trayectoria de varios porteros goleadores, aparte de Ceni y Chilavert, también se incluye a René Higuita, 'el Loco', que anotó nada menos que 44 goles en su carrera, y Hans-Jörg Butt, portetro alemán que marcó otros 34, aunque justo tras anotar uno de ellos, al Schalke 04 en 2004, a él le marcaron este otro tras el saque de centro ¡Es lo que tiene el riesgo!


Juanito Maravilla

Hace poco que se cumplieron 25 años de su muerte, y hoy quería contar cosas de Juan Gómez, 'Juanito', pero.... ¿qué contar? Futbolista y torero, amado y odiado, listo, veloz, pasional, buena gente, malaleche, genio y figura... No sé ni por dónde empezar. Intentaré hacer un 'batiburrillo' de cosas que recuerdo de él.
Este era Juanito. Expulsión justa y arrepentimiento al segundo
Malagueño de Fuengirola, de niño destacó en equipos de su tierra, y a principios de los 70 fichó por el Atlético de Madrid. Tras recuperarse una gravísima lesión fichó por el Burgos CF en el que pronto destacó, lo que le llevó a fichar por el Real Madrid, 'su casa', en 1977. Estuvo allí 10 años, en los que vivió 'de todo', excepto (vaya por Dios) ganar una Copa de Europa... Coincidió, primero, con Stielike, Camacho y Del Bosque, y después con la Quinta del Buitre.
En el Madrid tuvo grandísimas actuaciones, ganó 5 Ligas, 2 Copas del Rey y 2 Copas de la UEFA, fue Pichichi, animando siempre al equipo en las grandes remotadas europeas de aquella época ('90 minutti en el Bernabéu son molto longo'). Pero en la 'cara B' tenemos cosas como la final de la Copa de Europa perdida en 1981 frente al Liverpool, la agresión a un árbitro alemán en una competición europea (que le supuso 14 partidos de suspensión), distintas disputas con el Club (por torear en becerradas o por salidas nocturnas), entrenadores (Amancio) y compañeros (Uli Stielike, con 'salivazo' incluido), la peor, y la que le supuso la salida del equipo, fue el pisotón a Lottar Matthäus en un partido contra el Bayern (5 años de suspensión). Siempre se arrepentía a los 5 minutos, pero ya era tarde.... 

En la Selección no tuvo mucha suerte, fueron años 'chungos', en los que se decía que España jugaba 'como nunca' y perdía 'como siempre'. Disputó dos mundiales (Argentina 78 y España 82), y la Eurocopa de Italia 80, con resultados bastante mediocres. No fue convocado para la Eurocopa de Francia 84, en la que España llegó a la final.
Equipazo.... con mala suerte
De aquellos años en la Selección quizá lo más llamativo fue 'La batalla de Belgrado', el partido jugado en el 'Pequeño Maracaná' de esa ciudad, en noviembre de 1977 y ante 100.000 yugoslavos 'desatados', en el que España se jugaba ir o no ir al Mundial de 1978: el que ganaba iba a Argentina, el que perdía, a su casa. Fue un partido muy bronco, con los yugoslavos 'dando cera' de la buena. En la segunda parte, Rubén Cano marcó para España en semifallo, y el equipo consiguió mantener el resultado. Juanito fue sustituido poco antes del final. Cuando salía del campo señaló con el pulgar hacia abajo, y recibió un botellazo que le dejó conmocionado. Ir a Argentina costó sangre, la de Juanito... Y además, 'pa ná'.
Juanito tras el botellazo
Tras salir del Madrid por la puerta de atrás en 1987, jugó en el Málaga CF tres años, donde comenzó su carrera de entrenador. Cuando en 1992 entrenaba al Mérida, el Madrid jugaba en el Bernabéu la vueta de una eliminatioria europea frente al Torino. Juanito vino a verlo, y cuando volvía a Mérida tras el partido, perdió la vida en un accidente de tráfico en la carretera de Extremadura, cerca de Talavera. Me acuerdo perfectamente, llegué a casa tras ver el partido en el campo, y al poner la radio dieron la noticia, me dio mucha pena, la verdad.

Si ya entonces era un mito del madridismo, desde ese momento lo fue aún más. En cada partido que el Madrid juega en casa, cuando llega el minuto siete, aún se le recuerda con una salva de aplausos y un grito que sale muy de dentro, 'Illa, illa, illa, Juanito Maravilla'.


¡Obama jugó con Inglaterra! (....o no)

Poco antes de comenzar la Copa del Mundo de Brasil 2014, los medios en Internet, y después las redes sociales de medio mundo, se hartaron de copiar y publicar esta imagen:


Tremendamente chocante, ¿es que ahora resulta que Barack Obama juega en el equipo de los tres leones? Pues claro que no, se trató de un error a la hora de imprimir los mugs del merchandising de la Selección Británica de fútbol. 

¿Y qué es lo que sucedió? Pues no se llegó a saber muy bien. En este enlace del Daily Mail lo explican muy bien, yo aquí os resumo. El responsable de la empresa encargada de la fabricación de las tazas, Wholesale Clearaance, intentó echar las culpas, cómo no, al de siempre: al becario encargado de buscar las fotos de los futbolistas seleccionados para después imprimirlas en las tazas, quien supuestamente seleccionó una foto del presidente Obama en lugar de una del defensa del Manchester United Chris Smalling. Eso no hay quien se lo crea:


Este SI ES Chris Smalling
A mí más me parece una broma de un empleado con mucho sentido del humor, o con la intención de ganar una apuesta. El hecho es que la empresa intentó retirarlas en cuanto se detectó el error, pero ya era tarde, se distribuyeron bastantes tazas con la cara equivocada. En junio de 2016 aún podían encontrarse en ebay por 40$

Mientras tanto, aquí os dejo otra imagen de las tazas de la colección, entre las que está la 'impagable' taza de Obama:
Abajo a la izquierda, el mug con el 'careto' de Obama


El partido de ‘Evasión o victoria’ (o ‘Partido de la muerte’). 

Como habréis visto antes al hablar de la 'guerra del fútbol', las guerras, dentro de lo terribles que pueden llegar a ser, tienen historias curiosísimas. La Segunda Guerra Mundial fue terrible, no sé si la peor de la historia, pero sí la de los últimos, digamos 1000 años. Alrededor de 60 millones de muertos en 6 años, casi nada. Hay historias de todo tipo. Pero centrándonos en el fútbol, una de las historias más curiosas es la del llamado 'Partido de la muerte'.




Es lo que cuentan las películas ucranianas 'El partido de la muerte' (1963) y 'Tercer Tiempo' (1964), y la húgara de 1961 'Két félidő a pokolban' ('Dos medios tiempos en el infierno'), y en la que se inspiró la más conocida película norteamericana de 1981 'Evasión o victoria', dirigida por John Houston, y en la que aparecen, entre otros, Michael Caine, Sylvester Stallone, Osvaldo Ardiles y 'O Rei' Pelé. La última adaptación cinematográfica es la película rusa 'Match', de 2012.


Cartel anunciador del llamado 'Partido de la muerte'

Eso es la leyenda. Al parecer, en realidad no fue para tanto, y se exageró la historia, principalmente en los Países del Este, para exagerar 'la maldad' de los alemanes, o la valentía de los héroes de la resistencia. En este interesantísimo artículo de La Vanguardia, un superviviente ucraniano de aquel partido cuenta lo que pasó. El partido realmente se jugó el 9 de agosto, venció el equipo ucraniano después de una gran remontada, Hubo tensión porque fue un partido duro, pero al parecer se jugó con deportividad por ambos bandos. Esta foto con los jugadores de los dos equipos, mezclados y sonrientes, así lo demuestra: 



Y también es verdad que cuatro de sus jugadores murieron en los meses posteriores tras ser detenidos. Pero no murieron como consecuencia de aquel partido, sino por algo, por desgracia, habitual en las guerras: la represión contra la resistencia de la población civil en general, y en la Unión Soviética, principalmente, por pertenecer al Partido Comunista. Precisamente, los cuatro detenidos eran todos jugadores del Dínamo, el equipo del Ejército Soviético, y por eso fueron detenidos, no por ser futbolistas, ni por haber humullado al equipo alemán. Tampoco fueron fusilados en el momento, lo que sí es cierto es que uno murió torturado al poco de ser detenido, mientras que los otros tres murieron en los meses después, en los campos de prisioneros donde fueron llevados.


Sophus 'piernas torcidas' Nielsen. 

Con nombre de filósofo nórdico, o de escritor de cuentos infantiles, el futbolista y entrenador danés Sophus Erhard Nielsen no sonará a casi nadie. No es de extrañar, su trayectoria data de cien años atrás, de cuando el fútbol era una epopeya de barro, cuero y cuerdas. En los tiempos en los que lo máximo que podía ganar un futbolista era una medalla olímpica, Sophus Nielsen ganó dos, ambas de plata y perdiendo las dos finales con Inglaterra, en los juegos de Londres 1908 y Estocolmo 1912.
Sophus Nielsen
Pero Sophus Nielsen es leyenda, pues fue el primer futbolista en marcar 10 goles en un partido internacional oficial. Fue en los juegos de 1908, el 22 de octubre, en el partido en el que Dinamarca aplastó a Francia por 17 - 1. Concretamente en los minutos 3, 4, 6, 39, 46, 48, 52, 64, 66 y 76 del partido.

Unos años después, esa marca la igualaría el alemán Gottfried Fuchs, y casi 100 años hubo que esperar para que fuera superada por el australiano Archie Thompson, que en 2001 anotó 13 en la célebre 'paliza' a Samoa Americana, partido del que ya hablé en mi anterior entrada sobre 'once curisidades futboleras'. Pero yo creo que la hazaña de Sophus 'piernas torcidas' merecía ser recordada en El Bicho Curioso.


Garrincha, la alegría del pueblo

No quería dejar pasar la oportunidad de escribir un poco sobre Garrincha, también conocido como 'la alegría del pueblo', uno de los futbolistas más heterodoxos y geniales que ha habido. Nacido con algunos defectos físicos (entre ellos las piernas torcidas, como Sophus Nielsen), y en una familia numerosa y pobre de Brasil, no parecía que Manuel 'Mané' Francisco Dos Santos, Garrincha, pudiera llegar a jugar al fútbol en el equipo nacional más grande que ha habido nunca, en ese Brasil que deslumbró al mundo a finales de los 50 y principios de los 60.  


Siempre a la sombra de Pelé, del que nunca fue amigo, pero a quien respetó, Garrrincha era como el espejo roto de 'O Rei', lo que no evitó que en el mundial de Chile '62 fuese declarado el mejor jugador del torneo (Pelé se había lesionado a las primeras de cambio, y Brasil ganó el campeonato), y está considerado como el mejor regateador de todos los tiempos.
Garrincha y Pelé
Sin embargo, su vida privada fue un auténtico desastre. De carácter débil y huidizo, se refugiaba en las juergas, las compañías femeninas (tuvo 14 hijos reconocidos de diferentes parejas) y el alcohol, y esto último le llevó a una muerte prematura. Murió de cirrosis, olvidado y con apenas 50 años. Como última curiosidad

Aquí tenéis unos enlaces interesantes relacionados con Garrincha:

- Este es su obituario en El País, en el que se habla de su funeral en Maracaná
- Esta es la ficha de la película Garrincha, Estrella Solitaria (2003), una muy interesante biografía de 'Mané'.
- En este artículo del diario La Nación, se le recuerda a los 25 años de su muerte:
- Como última curiosidad, aquí se cuenta la noticia, de ayer 31 de mayo de 2017, de la desaparición de los restos de Garrincha, probablemente en algún traslado en el ceneterio.


Tres goles en menos de dos minutos

Eso es lo que hizo el argentino Eduardo Maglioni (Independiente de Avellaneda) a Gimnasia y Esgrima, en un partido del Torneo Metropolitano, el 18 de marzo de 1973. Los marcó, concretamente, en 1 minuto y 51 segundos.

Eduardo Maglioni
Eduardo Andrés Maglioni fue un delantero centro argentino, de finales de los 60 a finales de los 70, que le pegaba con ambas piernas y que en unos 140 partidos oficiales marcó más de 50 goles. Jugó en Independiente, Huracán y varios equipos colombianos. Pasará a la historia del fútbol por un récord que aún hoy nadie ha conseguido batir: marcar 3 goles en poco más de minuto y medio. El árbitro de aquel partido, Roberto Goicoechea, cronometró en 1 minuto y 51 segundos tres goles de Maglioni, entre los minutos 4 y 6 del segundo tiempo de aquel partido. Aquí os enlazo una crónica de aquel partido en el que se detalla la hazaña del argentino. ¡Qué derroche goleador!

 
El 'gol olímpico' y el 'penalty de Panenka'

Hay dos 'suertes' en el fútbol que siempre me han llamado la atención. Se trata del 'gol olímplico', que es el gol marcado de lanzamiento de córner directo, y del 'penalty a lo Panenka', lanzado de una curiosa manera, como en 'cámara lenta' e intentando una 'vaselina' por encima del portero una vez que éste ya se ha lanzado para intentar pararlo

La primera evidencia descrita de un gol marcado de córner directo corresponde al que anotó el argentino Cesáreo Onzari, el 1 de octubre de 1924, en el minuto 15 de un partido amistoso disputado entre las selecciones de Argentina y Uruguay. Y se llamó 'olímpico' porque la campeona olímpica en aquellos momentos era la selección charrúa. Aquí os dejo un vídeo de un gol olímpco anotado por Koke para el Atlético de Madrid.
El Gol Olímpico de Cesáreo Onzari
En cuanto al penalty de Panenka, ahí sí que está claro el momento del 'nacimiento': fue el 20 de junio de 1976, durante la final de la Eurocopa de Yugoslavia '76, a la que habían llegado las selecciones de Alemania Federal y Checoslovaquia. El partido había terminado con empate a dos, y en la tanda de penalties, tras los 4 primeros lanzamientos, dominaba Checoslovaquia, pues Uli Hoeness había fallado el último lanzamiento para los alemanes. Era el turno de Antonín Panenka. Y en lugar de hacer 'lo de siempre', buscar uno de los dos laterales, o disparar fuerte y al centro, no se le ocurrió otra cosa que golpear al balón flojito y por debajo, picando el balón en vaselina por encima de Sepp Maier, que ya estaba por los suelos, y que solo pudo ver cómo el balón pasaba mansamente por encima de él. Aquí teneis el vídeo del lanzamiento.  

El penalty de Panenka
Ganó su selección y él pasó a la historia. Después, Panenka diría que improvisó ese 'churro' al ver que Maier adivinaba el lugar hacuia el que iba a lanzar. Aquí os dejo otro vídeo, con una selección de los 10 mejores penalties a lo Panenka... según el autor del vídeo, claro. Entre ellos está el de Panenka, pero, me quedo con el de Sergio Ramos a Portugal en la semifinal de la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012, y es que supuso el pase a la final, que acabaría ganando España a Italia por 4-0.


El árbitro vengador

Parece el título de una novela negra, pero es una realidad. Hubo una vez un árbitro brasileño que se cobró una venganza personal en un partido de fútbol. Joao Etzel Filho, que así se llamaba el 'trencilla', era brasileño, pero de origen húngaro, y en el Campeonato el Mundo de Chile 62, según sus propias palabras, 'fabricó' un empate a 4 entre Colombia y la URSS.
 
Joao Etzel Filho
El partido se jugó el 3 de junio en Arica, era el segundo partido de Colombia en una fase final (el primero lo había perdido en el mismo lugar, 3 días antes, ante Uruguay), y comenzó pareciendo un  'paseo' para los soviéticos, que a la media hora ganaban por 3 - 0. A 20 minutos del final, la URSS ganaba por 4 - 1 y entonces, Colombia se recompuso 'milagrosamente', hasta lograr empatar el partido a 4, a cinco minutos del final. Aquí os enlazo a un resumen del partido, en el que, por cierto, hubo un gol olímpico, el único que se ha marcado hasta ahora en una fase final de un Mundial de Fútbol. Fue el del colombiano Marcos Coll que supuso el 4 - 2.

Años después de aquel partido, el propio árbitro vengador lo confesó: 'Yo empaté aquel partido. Soy descendiente de húgaros y odio a los rusos desde la invasión soviética de Hungría en 1956'. Fútbol y política, odios y amores, vaya cóctel.